0

Cocina: Ajos asados

Los ajos asados son muy usados en muchísimos platos de la gastronomía ya no solo castellana, también en muchos platos de la península.

Por ello, vamos a explicar como asarlos tanto en horno como en microondas.

Ingredientes

  • Ajos, muchos ajos.

Preparación en horno

Cortamos la parte superior de la cabeza de ajos sin cortar demasiado y poniendo la zona cortada hacia arriba.

Se colocan las cabezas de ajo en una bandeja para poder retirarlas del horno con mayor facilidad.

Pre-calentamos el horno a unos 180 grados, colocamos la bandeja y los dejamos cocinar durante unos 40 o 45 minutos, dependiente del horno (si es con ventilador, de gas o eléctrico).

Cuando se hayan cocinado, dejamos que se enfríen hasta que estén templados y apretamos desde la parte que no hemos cortado para que salga la carne del ajo bien cocida.

El ajo una vez cocido adquiere un sabor dulce y menos fuerte, por lo que no es mala opción si nos gusta el sabor del ajo para acompañar carnes.

Para conservarlo, hemos de ponerla en un tarro o bote de cristal y lo cubrimos de aceite.

Preparación en microondas

Cortamos la parte superior de la cabeza de ajos sin cortar demasiado y poniendo la zona cortada hacia arriba.

Se coloca en un plato, cuenco o bandeja apta para microondas y lo tapamos con film transparente.

Lo ponemos alrededor de 3 minutos al máximo (dependiendo del microondas puede ser un poco más o un poco menos).

Cuando se hayan cocinado, dejamos que se enfríen hasta que estén templados y apretamos desde la parte que no hemos cortado para que salga la carne del ajo bien cocida.

Una característica importante de hacerlo al microondas es que no tendrá el sabor del asado, por lo que el sabor queda ligeramente distinto.

Al igual que con el horno, el ajo asado de puede conservar más tiempo en un tarro de vidrio y cubierto de aceite.

Observaciones

Puede parecer una tontería, pero si vamos a realizar algún tipo de asado al horno, se puede aprovechar para colocar un par de cabezas de ajos para asarlo y así tenerlo preparado para cuando lo vayamos a usar.

Hay muchas salsas, sobre todos las salsas picantes que al hacerlas con el ajo asado adquieren un muy buen sabor y podemos aprovechar también el aceite que ponemos para conservarlo.