0

¿Qué pasaría si cerrara STEAM?

Recientemente estuve hablando con unos amigos y se planteó el dilema de ¿soporte físico o descarga digital?

Evidentemente, el soporte físico está muy bien, pero genera unos costes adicionales de intermediarios que son por así decirlos en muchos casos innecesarios o excesivos, haciendo que los juegos alcancen los precios que vemos en las tiendas.

Aunque algunos estaban a favor de la descarga digital por la comodidad, y el hecho de poder descargar tu copia del juego en cualquier momento.

No obstante en ese momento plantee la pregunta con la que he empezado este texto.

Lo que más me molestó fue el hecho de que no se atrevía nadie a creer ese hecho, pero cosas más raras se han visto, no es algo imposible.

Si lo planteamos así, entonces tenemos un bonito problema ya que mientras en el disco duro tengamos todos los juegos instalados, estará todo correcto, pero en el momento que perdamos alguno de los juegos, ¿Los habremos perdido?

Casos algo similares se han producido en otras plataformas digitales como PSN o appstore de juegos/apps que han sido des-catalogados imposibilitando el acceso a futuros compradores, aunque los que compraron el juego en su día sí pueden descargarlo las veces que quieran ya que el enlace de descarga del juego queda guardado de manera accesible en su cuenta de usuario.

Es de suponer que en Steam ese hecho lo habrían solucionado de este modo, aunque la plataforma cerrara se continuaría dando soporte a todos los usuarios que han ayudado a hacerla crecer. Si éso también fallara, siempre queda la esperanza de que otra compañía o una comunidad de sceners recoja el testigo que Steam dejó y sigan ofreciendo sus servicios.

Es lo malo de depender de un soporte digital que, pese a las evidentes ventajas de comodidad relacionadas principalmente con el espacio físico y la disponibilidad, nunca dispondrás un producto tangible y que puedas almacenar cómodamente en tu casa sino que tendrás que depender de una empresa de la que nunca sabes cuando dejará de darte soporte.

Desde manuales fáciles solo podemos decir una cosa: ¡¡Larga vida al formato físico!!.